Síntomas del estrés

sintomas del estres

ÍNDICE

Síntomas del estrés

La reacción primaria de estrés, lo que hemos denominado en estos artículos estrés físico, como un mecanismo de adaptación a nuestro ambiente exterior, al mundo biológico, de la naturaleza, tiene como objetivo fundamental mantener la vida, sobrevivir. Los estímulos en la naturaleza son vitales: el hambre, la sequía, los cambios en el clima, el ataque de un depredador… y tienen una duración pequeña desde unos segundos, cuando tenemos que defendernos de un ataque, hasta unos días si hemos de enfrentarnos a la sequía o a la hambruna. Para reaccionar adecuadamente a estos estímulos, la rapidez es esencial, imprescindible. Por eso, cuando se desencadena una reacción de estrés primario, físico ante estos estímulos vitales, en donde está en juego la vida, todo el organismo concentra sus energías en una reacción veloz y para optimizarla al máximo enlentece o paraliza otras funciones, que tienen unas misiones de más largo plazo, como por ejemplo, las relacionadas con la reproducción, la necesidad de mantener relaciones sexuales, o las reacciones de defensa inmunológica ante una posible gripe o un tumor y, también, los relacionados con la alimentación. (1)(2) Por otra parte, los seres humanos nos desarrollamos en un ambiente social, en contraposición con el anterior, con estímulos que no son vitales, serán importantes pero no nos jugamos la vida, porque su misión fundamental es la relación del grupo, de la tribu, una diferencia importantísima con el estrés físico. Los estímulos en este ambiente serán tremendamente variados según cada cultura, y estarán relacionados con la familia, el trabajo, las amistades, religión… y al que podríamos denominar estrés psicológico, que, básicamente, a su vez podrá ser de tipo adaptativo si sus acciones lograr la adaptación o tóxico sin resultado es el bloqueo mental o un exceso de excitación con acciones totalmente sobredimensionadas a los estímulos que lo provocaron, como explicamos en el artículo anterior (véase.., clica aquí ). En consecuencia, los tres síntomas característicos cuando padecemos reacciones de estrés psicológico serán los que están relacionados con todas aquellas funciones que se encuentran enlentecidas o incluso paralizadas, cuando se reactiva el estrés físico, que como hemos señalado anteriormente, son aquellas relacionadas con la reproducción, con la defensa inmunológica y la alimentación, y así nos encontraremos con los siguientes síntomas:

Alteraciones en la reproducción

alteraciones en la reproducción por el estrés

Alteraciones en la reproducción de diversa índole, destacando por su frecuencia tanto en el hombre como en la mujer, la disminución de la libido, del deseo de mantener relaciones íntimas con la pareja, o como vimos en el artículo anterior, (véase.., clica aquí ). alteraciones en la mujer para quedarse embarazada, ya que el estrés puede bloquear la ovulación; retrasos en la menstruación o incluso ante un estrés continuado e intenso, provocar que la regla desaparezca, lo que se denomina técnicamente amenorrea, durante un periodo más o menos prolongado.

Trastornos en la inmunidad

Trastornos en la inmunidad, como la aparición de infecciones banales frecuentes, resfriados, herpes labiales y en una mayor escala otros problemas por alteraciones en este importante sistema defensivo.

Trastornos en la alimentación

Trastornos en la alimentación que serán ambivalentes, si predomina la ansiedad tendremos una tendencia a “picotear” a ingerir más alimentos y a poner peso, por el contrario, si predomina la apatía y/o la depresión la característica será la contraria y nos faltará apetito y perderemos peso.

Otros síntomas frecuentes del estrés

otros sintomas frecuentes del estres
  • Las alteraciones en el sueño son muy características, con despertares frecuentes. En general, las personas refieren, que no tienen grandes problemas para conciliar el sueño, pero que a las pocas horas se despiertan y les cuesta trabajo volver a dormirse. Muchas veces cuando lo consiguen es cuando queda poco tiempo para despertarse y reanudar los quehaceres diarios.
  • Irritabilidad y disminución de la paciencia son típicos apareciendo con más frecuencia en el ambiente familiar, si el motivo que causa el estrés está en el trabajo y viceversa, y si, por el contrario, tenemos un problema en nuestro ambiente familiar, con la pareja, los hijos, enfermedades… nos encontraremos muy excitados e irritables en el trabajo.
  • El cansancio generalizado inexplicado, sin relación con esfuerzos físicos y/o deporte es otro síntoma, que aparece con mucha frecuencia cuando el estrés es crónico.
  • Agravamiento inexplicado de diversas enfermedades relacionadas con el estrés como la hipertensión arterial, asma, trastornos digestivos…

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

Estrés y ansiedad

estrés y ansiedad

Los humanos podemos influir en el funcionamiento de nuestro cuerpo mediante el pensamiento, la memoria y las emociones. (1)(3) Simplemente al pensar, es decir, psicológicamente, nosotros tenemos la posibilidad de generar la misma reacción de estrés físico. En nuestras sociedades las amenazas frecuentemente consisten, por ejemplo, en pensar sobre las letras del piso a final de mes, pensar qué futuro tienen mis hijos pequeños si no les puedo pagar unos excelentes estudios universitarios… y pensar, pensar… (2) Y es entonces, al pensar, cuando hace su aparición la ansiedad, una emoción que está relacionada con el miedo a sucesos, riesgos y amenazas, en el futuro, que aún no han sucedido, es decir, totalmente relacionada con la imaginación, con los pensamientos de algo posible pero que no es real, y en los seres humanos es capaz de desencadenar exactamente la misma reacción pero sólo cuando nos creemos, que se tratan de unos hechos reales (véase.., clica aquí )… Así, al pensar cómo pagaré mis letras del piso, empezaré a experimentar la experiencia del desahucio, de encontrarme con toda la familia en la calle, como verdadera, como real cuando no lo es. En esta situación el pensamiento y la ansiedad dominan por completo ni mente, y al desencadenar la reacción del miedo, en este caso imaginario, ponemos en marcha los comportamientos de lucha y huida, que no son ni mucho menos los que nos adaptan, los que lograrían que pudiéramos pagar esa letra. Por tanto, el problema no está tanto en la ansiedad en sí misma, porque al pensar en posibles hechos futuros, sin que por ello desencadenemos la reacción del miedo imaginario, nos permite buscar soluciones que impidan esa situación, aquí nos encontraríamos con una ansiedad adaptativa, el problema se establece cuando esa ansiedad es tóxica y bloquea la mente y anula la capacidad de pensar adecuadamente cuáles son las soluciones y acciones más acertadas a la situación que la provoca, en este caso la letra del piso a fin de mes, ocasionando una reacción de estrés totalmente inútil. Veamos otro ejemplo, un estudiante bien preparado al terminar un examen piensa y duda que no contestó acertadamente y que va a ser suspendido, activará la ansiedad, la sensación de inseguridad, de pérdida de control, y aparecerá el miedo a todas las consecuencias que le supondrá el suspenso: … le reñirán sus padres, se sentirá un fracasado, todo su trabajo para nada… Y todos estos pensamientos, a su vez, irán incrementando la ansiedad, ese miedo imaginario a las consecuencias negativas de futuro, que desencadenarán una reacción de estrés exactamente igual, que si en ese momento le hubiesen dado la nota con el suspenso, pero con una gran diferencia, hasta que no pasen dos o tres semanas el hecho concreto de la nota no sucederá y durante todo ese tiempo, estará sometido cada vez que piense en posibles fallos a sus contestaciones, a la misma reacción de estrés. Y todo esto, no tiene nada que ver si el estudiante sobrevivirá o no a las amenazas de unos hechos tangibles como el ataque de un león, porque ahora de lo que se trata son de leones imaginarios, de leones mentales, que no reales, porque en nuestra sociedad no existen deambulando por las calles ni leones, ni otros animales salvajes. El cerebro sencillamente se equivoca al activar una reacción física para estímulos de la naturaleza en los que nos jugamos la vida, frente a un estímulo social, el suspenso, que puede ser importante, pero que no es vital.

Por tanto, lo que sucede con la ansiedad es que activamos la reacción de estrés, por estímulos mentales, generados por nuestra imaginación, y al ser estos tan recientes en el marco evolutivo de nuestra especie, nuestro cerebro no está preparado por la evolución para dar una respuesta adaptativa, de forma automática, a la cantidad de estímulos generados por una sociedad creada de espaldas a la naturaleza por ese mismo cerebro. ¿Dónde están los riesgos para la vida en la selva, en el desierto, en la sabana… por un posible suspenso en matemáticas? La exquisita coordinación entre la mente y el cuerpo cuando reacciona ante los estímulos del estrés físico con respuestas de lucha o huida, por ejemplo, falla estrepitosamente ante los estímulos psicológicos, porque ante un posible suspenso la acción adaptativa es sencillamente estudiar más y no poner en marcha toda una serie de mecanismos que persiguen una respuesta muscular para pelear o escapar. En nuestra sociedad estamos activando de una forma continua, crónica en el tiempo, una reacción de estrés pero por unos motivos puramente psicológicos a estímulos sociales, en los que no nos jugamos la vida, y como el sistema de estrés no ha evolucionado para esto, enfermaremos y aparecerán síntomas muy diversos relacionados con este desajuste que acabamos de exponer. (2)(3)

Diferencia entre estrés y ansiedad

La línea que diferencia al estrés y la ansiedad es tremendamente difícil de delimitar como acabamos de ver, porque están íntimamente unidos, no obstante, y de una manera conceptual podríamos entender al estrés como una reacción automática, que la evolución ha preparado para la adaptación de los mamíferos al medio físico, a los ataques, al hambruna, a la sequía… Y la ansiedad es una emoción de miedo imaginario al futuro, que es capaz de desencadenar esa misma reacción de estrés como si se tratase de un hecho real ante estímulos fundamentalmente de orden social, regulación del grupo, de la tribu.

Ansiedad, Estrés y Mindfulness

El Mindfulness es una técnica psicológica cuya práctica nos permite regular las emociones y en consecuencia tener un excelente manejo del estrés emocional en nuestra vida cotidiana.

En nuestros cursos todo el primer día lo dedicamos a aprender técnicas cuerpo-mente muy sencillas para lograr, con la experiencia que aporta su práctica, que las emociones, y la ansiedad en particular, no domine por completo nuestra mente, para lograr ese importante equilibrio entre la razón y la emoción, entre la cabeza y el corazón. Si la intensidad de la ansiedad es pequeña y nos avisa de posibles consecuencias negativas para nosotros si no estudiamos una asignatura que no nos gusta, y nos lleva a estudiar más, es totalmente adaptativa, nos ayuda y no nos bloquea. El problema estriba cuando la visualización de suspenso abarca toda mi mente, activa la reacción de estrés por un miedo imaginario, pone en marcha toda una serie de mecanismos para luchar o huir, ante un león totalmente imaginario, mental, que además nos impide concentrarnos y tener la atención suficiente para hacer lo que tenemos que hacer, estudiar.

Los ejercicios que practicamos en nuestros cursos incrementan la consciencia, “el darnos cuenta”, de nuestros pensamientos, emociones, y en especial de la ansiedad, aprendemos a llevar nuestra atención al cuerpo a través de los sentidos, de la respiración… y cuando se desencadena este miedo imaginario, lo paramos, impedimos que crezca, sin enfrentarnos a él, aprendemos a no identificarnos completa-mente y aprendemos a manejarlo.

Hormona del estrés

hormona del estrés

Uno de los investigadores más reconocidos a nivel internacional por sus estudios sobre el estrés es el profesor de Biología y Neurología de la Universidad de Stanford en California, Robert Sapolsky. Él considera, que para los mamíferos en general, una respuesta de estrés significa básicamente: “que alguien te va a comer en los próximos dos minutos, o que estás a punto de comerte a alguien” (1), y entonces de una manera muy rápida el cuerpo tiene que efectuar toda una serie de reacciones automáticamente, sin pensar para movilizar la energía, desde los lugares en donde está almacenada a los músculos y preparar de inmediato nuestra huida o lucha, aumentar la presión sanguínea y el ritmo de nuestra respiración, y por otra parte tiene que minimizar cualquier gasto de energía y de proyectos a medio o largo plazo, debe cancelar todo lo que no sea esencial para sobrevivir en ese instante en ese momento fulminante en el que la vida está en juego (1). Es en todo este contexto y para que todas esas reacciones se lleven a cabo, cuando se segregan las denominadas hormonas de estrés, sobre todo, la secreción por las glándulas suprarrenales de dos tipos: la adrenalina, también llamada epinefrina, y los glucocorticoides, que en los seres humanos, es el cortisol o hidrocortisona. (2)

Otros síntomas y el estrés

otros síntomas y el estrés

Los síntomas que hemos descrito al inicio de este artículo, así como su relación con la ansiedad, la depresión y las hormonas implicadas en la reacción de estrés, son los que en general y desde una perspectiva psicológica, aparecen con más frecuencia y son en gran medida, muy definitorios del estrés tóxico crónico. Pero además, el estrés está relacionado con otros muchos procesos, en los que puede tener su influencia en mayor o menor medida o incluso ser el desencadenante de estos. A continuación describiremos primero muy brevemente, los síntomas que están relacionados con la piel, para pasar después a otros síntomas que no se pueden agrupar fácilmente, pero que, también, tienen cierta frecuencia con la reacción de estrés.

Mi consejo más importante en relación con todos los síntomas, que vamos a describir a continuación, es la necesidad de efectuar una consulta médica, por tanto, si cuando lees estas líneas padeces algunos de ellos, te reitero la importancia de consultar si aún no la has realizado, ya que pueden o no estar relacionados con el estrés y debe ser el profesional médico que te atienda, quien te aporte las pautas y consejos a seguir con cada uno de ellos.

Piel y estrés

La piel y la mente, y en particular el estrés como una reacción automática generada en la esfera psíquica, se influencian mutuamente. Se ha observado desde tiempos inmemoriales, que ciertas enfermedades dermatológicas, están desencadenadas o causadas por el estrés y a su vez, enfermedades de la piel, principalmente aquellas más visibles e inestéticas, generan reacciones de estrés. Esta mutua relación comienza ya en la fase más primigenia de nuestro desarrollo embrionario, porque la piel y el sistema nervioso proceden de una misma capa celular, la más externa, llamada ectodermo, y por tanto, tienen un mismo origen embrionario. (4)

Por todo lo anterior, la relación entre estrés y piel es frecuente y muy variada, y podemos encontrarla en múltiples procesos que van desde la dermatitis por estrés, la aparición de urticaria, o la caída del cabello, hasta los granos o acné, todos los que por su frecuencia comentaremos a continuación.

  • Dermatitis por estrés
    La dermatitis es un término general que describe una inflamación de la piel. La dermatitis puede tener distintas causas y manifestarse de muchas formas. La piel afectada por la dermatitis puede formar ampollas, supurar, formar una costra o descamarse. (4) Cuando la ansiedad y las preocupaciones excesivas se prolongan durante meses ocasionando la denominada ansiedad generalizada, pueden producirse las denominadas dermatitis por estrés. Uno de los ejemplos de dermatitis, que más se ven influenciada por el estrés causado por la ansiedad, lo constituye dermatitis atópica, al igual que la dermatitis seborréica y en el cuero cabelludo la caspa. (5)

Importante: Si te ha aparecido este síntoma recientemente por primera vez, cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

  • Urticaria por estrés
    La urticaria es una reacción de la piel que provoca ronchas con picazón, cuyo tamaño puede variar entre puntos pequeños y manchas grandes de varios milímetros de diámetro. Las causas de la urticaria pueden ser muy variadas, las más frecuentes suelen estar relacionadas con la exposición a ciertos alimentos, medicamentos, picaduras de insectos y sustancias muy diversas. Por tanto, el estrés no tiene una relación estrecha y frecuente con la urticaria aguda. No obstante, en aquellos cuadros en los que la urticaria es crónica y mantenida en el tiempo, los síntomas de la depresión y la ansiedad pueden influir en ella. (5)

Importante: Si te ha aparecido este síntoma recientemente por primera vez, cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

  • Caída de pelo por estrés
    Efectivamente, el estrés y la pérdida del cabello pueden estar relacionados. Existen varios tipos de pérdida del cabello que pueden asociarse con altos niveles de estrés, pero su descripción y abordaje sobrepasan por completo los objetivos de este artículo, la idea más importante a resaltar es que el estrés y la pérdida del cabello no tienen en modo alguno por qué ser permanentes. cuando se logra controlar el estrés y las causas que provocaron la caída del pelo, el cabello puede volver a crecer.(4)

Importante: Si te ha aparecido este síntoma recientemente por primera vez, cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

  • Granos por estrés
    Lo que coloquialmente se llaman granos por estrés, frecuentes en los adolescentes, se corresponden con una afección de la piel llamada acné, que se debe básicamente a una alteración de las glándulas sebáceas, con una cierta predisposición genética, junto a la acción de una bacteria. (6)

Por todo ello, el estrés no se encuentra entre los factores principales que lo causan, aquí nos encontraríamos con una enfermedad de la piel que al afectar principalmente a la cara provocando lesiones que pueden afear la estética y a nuestra imagen ocasionan, por este motivo, la reacción de estrés totalmente secundaria a la enfermedad en sí misma.

Importante: Si te ha aparecido este síntoma recientemente por primera vez, cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

Dolor de cabeza por estrés

En general suele ser fácil la asociación del dolor de cabeza y el estrés ya que en general la persona los relaciona adecuadamente con momentos puntuales de mayor presión psicológica, esfuerzo mental ante algunas tareas determinadas y también asociado a las alteraciones de sueño. Lo define, frecuentemente, como una sensación de opresión o tensión, y es por lo que, también, se le domina dolor de cabeza tensional, o cefalea tensional.

Las características más frecuentes son: su intensidad leve, incluso, muchas veces se califica como molestia; suele ser continuo, de duración variable que puede oscilar entre minutos o incluso horas; localizado en alguna parte de la cabeza como la frente, zonas laterales, la parte posterior o la totalidad. Importante: Si padeces recientemente dolores de cabeza frecuentes o muy frecuentes, con una intensidad que incluso no te deje realizar algunas actividades, te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

Lumbalgia, ciática y tortículis por estrés

La asociación del estrés con trastornos musculoesqueléticos principalmente de la columna vertebral son frecuentes. No obstante, a la persona le suele sorprender en ocasiones, al presentarse en la consulta por cuadros agudos de dolor lumbar y cervical (tortícolis), la pregunta del facultativo que intenta relacionar su dolor con tensiones emocionales, y estrés, ya que lógicamente le cuesta trabajo comprender la relación de un dolor claro y real en la cintura o en el cuello, con procesos mentales y psicológicos. Este fenómeno se podría explicar porque el estrés, en muchas ocasiones, provoca un aumento de la tensión muscular al preparar reacciones de las llamadas “lucha o huida”, que no se desencadenan físicamente y que a la larga desencadenan contracturas musculares acompañadas de dolor.

Marta León y Joana Fornés (7), realizaron un estudio muy interesante al analizar trabajos publicados entre estrés psicológico y problemática musculoesquelética en general. En su revisión de 41 artículos seleccionados sobre 2782 trabajos publicados, encontraron que más del 80% de los estudios confirmaron la relación entre estrés psicológico y problemática musculoesquelética en general, hallando que los niveles de estrés mantenidos aumentaban el riesgo de aparición de sintomatología principalmente a nivel lumbar y cervical. Es muy interesante señalar, que del total de los estudios, el 77% trataron aspectos laborales, constituyendo la población femenina la más vulnerable, especialmente funcionarios y empleadas de oficina, la presión en el trabajo y las demandas laborales fue el estímulo psicosocial desencadenante más descrito. Las autoras concluyen: “que aunque aparece una asociación entre estrés psicológico y problemas musculoesqueléticos, no se vislumbran relaciones causales claras”.(7)

Por nuestra parte (8), en un trabajo retrospectivo, que realizamos analizando durante 10 años la incidencia del dolor lumbar en una Fábrica de Sevilla, nos encontramos con hallazgos indirectos, que apuntan a una relación muy estrecha entre factores no laborales y el dolor lumbar. En nuestra serie durante los 10 años que comprendió el estudio se produjeron 46 bajas por accidente de trabajo debidas al dolor lumbar, y sorprendentemente, durante el mismo periodo se produjeron ¡305 bajas! por dolor lumbar debido a enfermedad común, es decir, sin una relación estrecha con unos factores físico laborales. Aspectos que evidentemente señalan la necesidad de profundizar aún más en los mecanismos entre este tipo de procesos y el estrés.

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

Tensión ocular por estrés

El término tensión ocular por estrés, desde mi punto de vista, se presenta a equívoco porque la tensión ocular equivaldría a la presión ocular, y las alteraciones de la presión ocular, que pueden o no ocasionar lo que se denomina glaucoma, depende de unos factores de riesgo entre los que no se encuentra relacionado el estrés psicológico de ahí el equívoco, porque una tensión ocular elevada, es decir, una presión ocular elevada, no es sinónimo de una tensión ocular psicológica por estrés.

Otro término que también puede presentar equívoco con la tensión ocular por estrés es el de la fatiga visual o astenopía, concepto muy amplio y de límites poco definidos. La astenopía engloba todos los trastornos y molestias que aparecen en relación con la visión de cerca, tales como malestar ocular, visión borrosa, sensación de cansancio prematuro, incapacidad para mantener constantemente una imagen nítida a la distancia programada, cefaleas… La astenopía es frecuente entre quienes realizan su trabajo a corta distancia durante un tiempo prolongado. (9)

Importante: Si te ha aparecido este síntoma recientemente por primera vez, cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

Mareo por estrés

Las reacciones de estrés pueden ocasionar sensaciones de inestabilidad, vértigos y mareos, pero al ser un síntoma muy general que puede estar provocado por otras múltiples causas, recomiendo efectuar un estudio diagnóstico para descartar otras enfermedades y procesos que también lo pueden ocasionar. Por ello, te reitero el siguiente consejo, que también hemos aplicado a los síntomas anteriores:

Importante: Si te aparece este síntoma por primera vez cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

Pérdida de memoria por estrés

La reacción de estrés cuando es muy continuada y se convierte en crónica puede conllevar alteraciones de la memoria por la afectación de una región cerebral encargada de ésta denominada hipocampo y que puede estar correlacionada sobre todo con la hormona cortisol segregada por las glándulas suprarrenales. No obstante, te reitero el siguiente consejo, que también hemos aplicado a los síntomas anteriores:

Importante: Si te aparece este síntoma por primera vez cuando leas estas líneas te recomiendo, consultar con tu Médica/o para que ella/él sea quien proceda al estudio y tratamientos que estime convenientes.

Referencias a Síntomas del Estrés

1. Sapolsky Robert.: “¿ Por qué las cebras no tienen úlcera? Alianza Editorial.
Madrid 2013

2. Sapolsky Robert y Eduardo Punset.: “Hormonas que curan y matan”. Programa
nº 333 Redes Tv2. 10-11-2004 en:
https://youtu.be/N9Iav0Uo5SA
3. Sapolsky Robert.: El control del estrés. Investigación y Ciencia Noviembre 2003
págs. 61-68 Disponible en:
https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/manipulacin-cerebral-373/el-control-del-estrs-3914
4. Grimalt Francesc y Cotterril Jhon. A.: “Dermatología y Psiquiatría”. Grupo Aula Médica Ediciones S.A. Madrid, 2002
5. A. Guerra-Tapia et al.: El impacto emocional de la enfermedad dermatológicas. Actas Dermatológicas. 2015;106(9):699-702
6. Enrique Herrera Ceballos et Al.: “Dermatopatología: correlación clínico patológica.” Área Científica Laboratorio Menarini 2007. Disponible en:
https://www.docsity.com/es/herrera-ceballos-dermatopatologia-correlacion-clinico-patologica-2007/633157/
7. León González, Marta. Fornés Vives, Joana.: Estrés psicológico y problemática musculoesquelética. Revisión Sistemática. Enfermería Global Nº 38 Abril 2015. Disponible en : http://scielo.isciii.es/pdf/eg/v14n38/revision2.pdfLumbalgia
8. Pomares Alonso, Andrés.: Aspectos médico laborales del dolor lumbar en una fábrica de Sevilla. Real Academia de Medicina de Sevilla. Premio de la Asociación Andaluza de Medicina y Seguridad del Trabajo, Dr. D. Pedro De Castro Sánchez 2010. Disponible en: https://es.scribd.com/document/440508204/Aspectos-Medico-Laborales-Del-Dolor-Lumbar-en-Una-Fabrica-de-Sevilla
9. Anales de la Sociedad Ergoftalmológica Española – (1-2) 1998 – Trastornos Funcionales. Ametropías. Disponible en: https://es.scribd.com/doc/164939685/astenopia

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

¡Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies