Qué es el estrés: estrés emocional, estrés laboral y otros...

ÍNDICE

Que es el estrés

Las sociedades modernas se caracterizan por una sobreabundancia material como jamás hasta ahora había conocido el Ser Humano. Nuestro cerebro ha construido un mundo de espalda a la naturaleza y como consecuencia tiene que aprender cómo desarrollarse a una vida llena de prisa, aceleración, tensiones emocionales, presión psíquica, e incertidumbre, muchísima incertidumbre por la rapidez y complejidad de los cambios constantes que le suceden. Todo este aprendizaje supone poner en marcha reacciones automáticas, inconscientes para adaptarse psicológicamente a este nuevo medio que él ha creado y en consecuencia a generar reacciones de estrés.

Todos hemos sentido el estrés en nuestra vida pero, sin embargo, no sabemos de verdad qué es, que lo origina, ni entendemos en muchas ocasiones por qué estamos estresados. Sufrimos un permanente desconcierto, en medio de una casi constante insatisfacción psicológica y un gran sufrimiento emocional porque tampoco sabemos cómo manejarlo.

El sufrimiento emocional, que lo acompaña invariablemente puede llegar a desembocar en síntomas muy diversos e incluso a provocar enfermedades como la ansiedad crónica y la depresión entre otros. Hoy en día es el gran obstáculo que nos impide alcanzar unos niveles altos de calidad de vida, acordes con toda la riqueza y sobreabundancia material, que en general, disfrutamos los que tenemos la enorme suerte de vivir en estas sociedades.

El estrés se puede contemplar desde diferentes perspectivas como la psicológica, la médica, o desde la evolución, quizás la más reciente, y, desde la que nosotros la abordaremos inicialmente.

Evolutivamente todos los organismos venimos preparados desde nuestro nacimiento con unos sistemas automáticos, es decir, sin pensar, genéticos para la adaptación a cada entorno en donde se desarrollará nuestra vida y que básicamente desde un punto de vista biológico, persiguen cumplir nuestras dos grandes misiones: primero sobrevivir y segundo procrear.

Desde ese punto de vista, podríamos definir al estrés como una reacción de nuestro cerebro, automática, es decir, sin pensar, para sobrevivir, procrear, y adaptarnos a los cambios.

Todos los datos parecen indicar, que el ser humano hace su aparición en el escenario de la vida en este planeta, hace aproximadamente unos 200.000 años de los cuales el 95% de los mismos, 190.000 años, ha mantenido una vida de cazador recolector, hasta la aparición de la agricultura hace unos 10.000 años.

Veamos cómo se desarrollaría una reacción de estrés si estuviésemos por ejemplo ubicados en África. Nos encontramos en una partida de caza cuando de repente descubrimos una huella fresca de león, este estímulo enciende la emoción del miedo, que ahora toma el mando, y todo lo que pudiéramos estar pensando en ese momento se paraliza para estar centrados, con atención plena en el presente, en sobrevivir a la amenaza de un depredador. Comenzamos a caminar mucho más lentamente, sin ruido, con todos nuestros sentidos pendientes, paramos, escuchamos, observamos y nos preparamos. El corazón se acelera, la respiración es rápida y superficial, una serie de hormonas aparecen en nuestro torrente circulatorio… Y todo sin pensar, automáticamente, para sobrevivir. Caminamos y descubrimos una pareja de leones, que comen una presa acabada de matar, el miedo nos prepara para una huida sin ruidos para no llamar su atención, despacio, muy despacio y comenzamos muy lentamente a huir sin perder de cara la escena de ambos felinos mientras comen. Cuando hemos logrado alejarnos por completo y nos encontramos seguros, el miedo finaliza y da paso a la alegría del logro conseguido. Sonreímos. Estamos vivos. A esta reacción automática, sin pensar, para sobrevivir podemos denominarla estrés.

El punto de partida para que se desencadene esta reacción será los diferentes estímulos para mantener la vida: hambre, sed, o como esa huella fresca del ejemplo anterior, que me anuncian posibles ataques de cualquier índole. Así, si tengo miedo me quedaré muy quieto observando y preparándome para huir o incluso luchar, si no me queda otro remedio. Pero, si me encuentro con un posible alimento en mal estado no se encenderá el miedo, pondré entonces en marcha una reacción de asco, que me ocasionará náuseas o vómitos impidiéndome ingerir todo aquello susceptible de enfermarme…

El estrés, en suma, es una reacción automática del cerebro imprescindible para la vida, que nos ha permitido adaptarnos a la mayoría de los entornos del planeta, y que ahora en una sociedad tremendamente rápida y compleja presenta la paradoja de dificultar la adaptación a este entorno social tan trepidante, ocasionando reacciones crónicas en el tiempo, que nos está ocasionando las denominadas enfermedades de desadaptación psicológicas como la ansiedad, angustia, tristeza y los procesos depresivos entre otros.

Tipos de estrés

Los dos ambientes a los que indefectiblemente nos tenemos que adaptar son por una parte, el ambiente exterior o físico-biológico de la naturaleza propiamente dicha, estable, con estímulos universales como el hambre, ataques de depredadores, sequía, clima, que generan reacciones genéticas, primarias como la que hemos descrito anteriormente, y al que podríamos denominar estrés físico.

Por otra parte, se encuentra nuestro ambiente social, en contraposición con el anterior, es tremendamente variado según cada cultura, con estímulos particulares, muy diversos, relacionados con la familia, el trabajo, las amistades, religión… que ocasionan unas reacciones sociales, secundarias, en las que el componente del aprendizaje tiene un papel crucial y al que podríamos denominar estrés psicológico, de tipo adaptativo o tóxico, tal como queda reflejado en los cuadros 1 y 2

tipos de estres
Cuadro 1: tipos de estrés
caracteristicas estres
Cuadro 2: Características tipos de estrés

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

Estrés tóxico y adaptativo

Gracias al enorme éxito adaptativo y a la capacidad, hasta ahora sin límites, de la imaginación y creatividad de su cerebro, el Ser Humano ha conquistado por completo el medio natural hasta el punto de doblegarlo por completo a sus necesidades. Como consecuencia, también, ha generado la creación de una sociedad tremendamente compleja, construida por completo de espaldas a ese mundo natural y ahora tiene el reto de la adaptación psicológica o mental a ese nuevo mundo, que ha generado paralelamente al mundo biológico.

Así, podemos encontrarnos con unas reacciones, que pueden ser de estrés adaptativo, con acciones adecuadas a ese nuevo mundo social, o con otras que no lo son, y que generan reacciones que lejos de adaptarnos, se nos vuelven en contra, es el denominado estrés tóxico, con acciones que no solo no aportan las soluciones adecuadas sino que además, nos puede causar un daño impredecible. Por ello, el estrés tóxico es el generador de múltiples procesos patológicos como la ansiedad crónica, angustia, tristeza y depresión entre otros y actualmente su prevención y manejo constituyen el gran reto para todos aquellos, que viven y se desarrollan en las modernas sociedades humanas.

Una característica del estrés tóxico radica en sus acciones, y comportamientos desadaptativos, que simplemente no logran acomodarse con éxito a las circunstancias diversas que lo provocan. En general, pueden ser por defecto generando bloqueo o parálisis mental en la persona, o por exceso provocando lo contrario, acciones desproporcionadas al estímulo que la generan. Otra característica importante es su relación con el aprendizaje ya que el entorno social de cada uno nos enseña desde pequeños las pautas de comportamientos y conducta que rigen la convivencia específica de los grupos: pareja, familia, clan, tribu, sociedad…

Estrés Laboral

estres laboral

En nuestra cultura el mundo del trabajo ha cambiado desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días, transformando la carga física que debían soportar los humanos por una gran carga de índole psicológico. La tecnología ha crecido a un ritmo vertiginoso supliendo el esfuerzo del cuerpo por el de la mente, y así, emerge el estrés laboral como una de las causas más frecuentes de daño para la salud.


Cuando se le realizan encuestas a mujeres y hombres en estas sociedades y se les pregunta sobre lo que les está dañando a su salud al realizar su trabajo en un porcentaje elevadísimo señalan al estrés en el trabajo (1), y si a esto, le sumamos diferentes síntomas en relación a sus tareas, que también se señalan como daño, como por ejemplo: las cefaleas, trastornos de sueño y dolores en la columna vertebral, que a su vez, están también muy estrechamente relacionados con el estrés psicológico, nos encontramos con un problema de salud de una gran envergadura (1).


En el estrés laboral también conviene diferenciar aquellas reacciones que son de tipo adaptativo, totalmente necesarias para hacer frente a los diferentes retos que se nos plantea en nuestro mundo laboral de aquellas otras reacciones que provocan daño, dando origen al estrés tóxico en el trabajo caracterizado por unos puntos que están muy relacionados entre sí como:

  • Percepción de estímulos como amenazas, que en realidad no lo son. Todo ello, de forma subjetiva, desde la perspectiva individual, por eso ante un mismo estímulo unos lo manejan bien y otros lo convierten en una amenaza que activa automáticamente una reacción de estrés tóxico, no adaptativo.
  • Error al evaluar las amenazas de manera, que por una parte, la persona la sobrestima, cree que la tarea es mayor de lo que puede hacer frente y por otra, piensa que no será capaz de realizarla porque sus capacidades no son las adecuadas, se encuentra insegura/o de sí misma/o.
  • Este error conduce a una sensación de descontrol, que incrementa por una parte, la falta de seguridad en nosotros mismos y por otra, la falta del control de predictibilidad, que conlleva, a su vez, la aparición de la incertidumbre en mayor o menor grado, en relación con las consecuencias futuras, todas de carácter negativo, si no logramos cumplir con las expectativas tanto nuestras, como de los demás y en particular de los superiores, de la jerarquía.
  • Por todo lo anterior, el estrés en el trabajo tiene una relación fundamental con la jerarquía tanto por el efecto directo de su autoridad sobre nosotros, como por la cantidad de trabajo, que nos permitan controlar para asegurarnos que podemos realizarlo adecuadamente en tiempo, forma y a largo plazo.

Estrés Laboral y Mindfulness

estres laboral y mindfulness

La aplicación del Mindfulness al mundo laboral y muy especialmente al manejo del estrés, ha constituido desde el inicio la base de nuestro trabajo y su desarrollo posterior. Para ello, hemos elaborado unas pautas para el entrenamiento de los empleados en el manejo de los diversos agentes estresores en el medio laboral, mediante cursos con técnicas pedagógicas experienciales, dentro del marco de la Prevención y de la Promoción de la Salud de las diferentes empresas e instituciones con las que hemos tenido las posibilidades de colaborar desde el año 2012.

El método del aprendizaje experiencial es una característica fundamental en nuestros cursos; basamos todo el proceso de aprendizaje en el entrenamiento, que permite a la persona deducir conceptos y principios a partir de la propia experiencia, que le aporta la práctica de los diferentes ejercicios que le proponemos, así, comentamos muchas veces que: “no se puede aprender a nadar leyendo libros…” solo desde la experiencia que nos aporta la práctica, podremos orientar nuestra conducta eficazmente en las frecuentes situaciones nuevas, que nos presenta el trabajo en el mundo actual.

curso presencial de mindfulness y trabajo

Desde el año 2.012 hasta la fecha de este artículo, hemos realizado 206 cursos, con 425 sesiones de una duración aproximada de cinco horas y con asistencia de 7.112 participantes.


Los resultados han sido excelentes hasta el punto de ser reconocidos por la Enciclopedia Práctica de Medicina del Trabajo, publicada muy recientemente por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo INSST máximo órgano técnico en esta materia del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social del gobierno de España. En el apartado 2.5.3 de la misma, en el que se tratan los costes laborales de los comportamientos automáticos y señalan los beneficios de la práctica de Mindfulness en el ámbito laboral destacando nuestra labor, que citamos textualmente a continuación:

Referencia Enciclopedia Práctica de Medicina del Trabajo España

“Tampoco debe pasarse por alto como pionero, esta vez aplicando la formación en Mindfulness a trabajadores de cualquier condición, al médico del trabajo sevillano Andrés Pomares Alonso, que ya en 2012 inició cursos de formación para la práctica de Mindfulness de dos sesiones de 7 horas de duración cada una, con resultados de satisfacción de los empleados muy altas y apuntando que eficacia a largo plazo es directamente proporcional al refuerzo periódico que se haga al empleado durante los primeros meses. Su estudio inicial realizado sobre 354 trabajadores, “MINDFULNESS Y TRABAJO”. Una experiencia de promoción de la salud”, premiado en el Concurso Científico 2014 de Premios de la Fundación Real Academia de Medicina de Sevilla, puso de manifiesto entre otras conclusiones que el 85-95% de los trabajadores formados, admiten una mejora notable o sobresaliente, respectivamente, de su flexibilidad mental y su capacidad de adaptación a los cambios, y que el 100% de los empleados que practican alguna técnica de Mindfulness valora positivamente la aportación del curso al desempeño de su trabajo. Curiosamente la percepción de utilidad del Mindfulness aumentaba de forma directamente proporcional al grado de responsabilidad de la categoría profesional (jefes, titulados y oficiales).”(3)

Enciclopedia Práctica de Medicina del Trabajo

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

Estrés Emocional

estres emocional

Estrés y emoción están tan estrechamente unidos, que algunos autores consideran al estrés como una reacción emocional. Coloquialmente cuando hablamos del término estrés emocional intentamos expresar tensión psíquica, insatisfacción psicológica y presión mental originados por la vivencia frecuente de emociones tóxicas.


Vivimos en una sociedad en la que los cambios se suceden muy rápidamente y por ello, la incertidumbre y la inseguridad psicológica por la falta de control ante las innumerables amenazas virtuales con las que nos enfrentamos cada día, hacen que la ansiedad, ese miedo imaginario ante sucesos que aún no han sucedido, sea una emoción predominante.


Por otra parte, en muchas ocasiones nos inunda un sentimiento de estar en un escalón social más bajo del que realmente estamos, porque la misma sociedad, en su dinámica consumista, nos hace sentir así al estar en todo momento informándonos de todo aquello que no tenemos: coche lujoso, una segunda vivienda, un chalet grande, viajes… Y al compararnos constantemente con los demás, sentimos la frustración constante de no alcanzar todas las expectativas, apareciendo esa otra gran emoción tóxica de nuestros días: el enfado crónico, la rabia, el cabreo en mayor o menor intensidad, porque no se cumplen nuestros altos deseos y aspiraciones. Y vamos por la vida con el ceño fruncido y las mandíbulas apretadas, listos para repeler cualquier ataque imaginario como los atascos de tráfico, las colas, o el simple gol que nuestro equipo favorito acaba de fallar…

Estrés Emocional y Mindfulness

estres emocional y mindfulness

El Mindfulness es una técnica psicológica cuya práctica nos permite regular las emociones y en consecuencia tener un excelente manejo del estrés emocional en nuestra vida cotidiana.


En nuestros cursos todo el primer día lo dedicamos a aprender técnicas cuerpo-mente muy sencillas para lograr, con la experiencia que aporta su práctica, que la emoción no domine por completo nuestra mente, para lograr ese importante equilibrio entre la razón y la emoción, entre la cabeza y el corazón.


Es muy gratificante comprobar cómo tras una semana sólo de entrenamiento, muchos participantes nos refieren cambios perceptibles en el control de sus emociones, cómo aprenden cada día a ser más conscientes, a darse cuenta del inicio de reacciones emocionales tóxicas, que antes los inundaban de malestar y dolor y que ahora poco a poco transforman su experiencia vital. También es frecuente, que nos refieran como sus hijos pequeños detectan rápidamente estos cambios mejorando por completo el clima familiar, y quizás lo que es más importante, comienzan a enseñar a los pequeños nuevas formas de afrontar y manejar los estímulos de una sociedad tan compleja como la nuestra. También, la inteligencia emocional en los equipos humanos de trabajo se incrementa con las prácticas propuestas, así en nuestro trabajo antes comentado, la impresión de que el curso influye de forma notable o sobresaliente en el rendimiento de su equipo de trabajo se mantiene constante en los empleados, que practican técnicas aprendidas en él, tanto en un 87% al terminar el curso como en un 88% transcurrido medio año (4)

Estrés en el embarazo

estres en el embarazo

Actualmente los efectos del estrés en el embarazo son indudables. Por ejemplo, la investigadora en psicobiología perinatal Vivette Glover (5), señala la estrecha relación entre el estrés y las emociones de la madre y como el modo en que el bebé se desarrolla en el útero podría afectar al niño durante su vida posterior. Porque la manera en que el bebé se desarrolla en la matriz depende del estado de la madre, de su alimentación y de sus emociones. Así, en los animales, se ha demostrado que la hormona del estrés, el cortisol, tiene un papel importante.

En el seguimiento, que esta científica realizó en Bristol a 14.000 mujeres embarazadas pudieron observar, que un 15% de las madres más ansiosas duplicaban el riesgo de que el niño manifestara problemas de atención, déficit de atención, trastornos como la hiperactividad, o de que el niño fuera más ansioso y de que tuviera problemas conductuales, especialmente entre los chicos.

Otro caso muy interesante, del efecto importante del estrés de la madre embarazada sobre el futuro de su bebé, lo constituye el estudio que efectuó la científica holandesa Tessa Rose Boom, experta en desarrollo temprano, sobre el efecto de lo que se denominó la Hambruna Holandesa, ocurrida durante un período de tiempo corto en los años 1944-1945 debido a un duro bloqueo de las tropas alemanas en partes del territorio, que supusieron para los holandeses unos meses de gran escasez alimentaria, lo que se conoció como el «Invierno del hambre», la única gran hambruna extendida, que vivió Europa en todo el siglo XX.

Analizaron los detallados registros de los nacimientos, que se produjeron en ese periodo y la relación del estrés ocasionado por el hambre y la guerra en las madres y su relación con la salud posterior de los afectados a lo largo de cinco décadas. Se pudo observar, entre otros efectos para los bebés afectados del hambre en las etapas tempranas de su gestación: unos mayores índices de obesidad, enfermedades cardiovasculares, así como de cáncer de mama, y tanto hombres como mujeres sufrían más de depresión.

  • Otros síntomas de la mujer, el estrés y el embarazo


Otros síntomas relacionados incluyen dificultades para quedarse embarazada, ya que el estrés puede bloquear la ovulación; agravar los síntomas del síndrome premenstrual; retrasos en la menstruación o incluso ante un estrés continuado e intenso, provocar que la regla desaparezca lo que se denomina técnicamente amenorrea, durante un periodo más o menos prolongado.

Estrés crónico y agudo

estres cronico y agudo

Otra manera de considerar al estrés está en relación con su intensidad y a su duración en el tiempo, atendiendo a este segundo aspecto podemos considerar agudo cuando se tratan de reacciones breves, en muchas ocasiones de intensidad fácilmente perceptible y que están mucho más en consonancia con los estímulos de la naturaleza, mucho más breves que los de índole social. No podemos sobrevivir a la carencia de agua más de 7 a 15 días o de alimentos más de 30 a 60 días por ejemplo, y por el contrario, en nuestra sociedad podemos estar enfadados crónicamente durante años.


Es precisamente el estrés crónico de tipo tóxico, el que puede llegar a desencadenar enormes daños para nuestra salud con diferentes síntomas que abordaremos en el siguiente artículo.

Referencias que es el estrés: estrés emocional, laboral y otros..

1.- Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Los riesgos psicosociales y el estrés en el trabajo, en:

https://osha.europa.eu/es/themes/psychosocial-risks-and-stress

2.- Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Guía electrónica para la gestión del estrés y de los riesgos psicosociales, 

3.- Enciclopedia Práctica de Medicina del Trabajo, Disponible Disponible aquí

4.- Pomares-Alonso A, Gómez-Pérez JI. Mindfulness y trabajo. Experiencia de promoción de la salud en una empresa del sector de la alimentación.

Fundación Real Academia Medicina de Sevilla. Junio, 2014. Disponible aquí

5.- Vivette Glover en.: Educación emocional desde el útero materno. Programa TV2 Redes nº 40, Disponible en:

http://www.rtve.es/television/20120229/educacion-emocional-desde-utero-materno/502667.shtml

6.- Roseboom Tessa en.: “Las inesperadas enseñanzas que nos dejó la hambruna causada por los nazis en Holanda.” Redacción BBC Mundo. 06-11-2016

Apúntate al curso de Estrés y Mindfulness

- 18 y 25 de febrero
- En el colegio Médico de Sevilla
- Precios desde 19,99€

¡Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies