Olas encontradas

olas encontradas

Nuestras emociones son en cierto sentido, como las olas del mar. Así, cuando nos inundan sentimientos de serenidad, de estar en equilibrio y acordes con la vida, nos encontraríamos como esas olas rítmicas, que fluyen en armonía con la marea, las corrientes y los vientos, y que al acercarse a la orilla acarician con suavidad la arena de la playa.

Por el contrario, a veces, cuando suben las mareas vivas, aquellas de más intensidad, las olas golpean obstáculos fijos como rocas o muros, y producen otras olas más pequeñas en dirección contraria, que al encontrarse con las que se aproximan, chocan contra ellas y rompen su ritmo y energía provocando unas pirámides de agua, que te atraen con embrujo, y, que no te cansas de mirar embelesado por su gran belleza. Son las olas encontradas.

En muchas ocasiones nuestras emociones también chocan entre sí, por ejemplo, al encontrarnos con ese conflicto de realidades entre lo que es y lo que a mí me gustaría o pienso debería ser. ¡Cuántas veces! vemos a los demás de una manera, que choca con lo que a nosotros nos gustaría o pensamos que deberían ser, y entonces nos invaden esos sentimientos contradictorios entre la aproximación y el rechazo; nuestra energía mental se despilfarra en esta lucha sin resolver nada, ocasionando dolor e insatisfacción psicológica y una nítida sensación de infelicidad, son nuestros equivalentes: las emociones encontradas. Quiero a mi hijo pero a veces me molesta porque no logra lo que yo espero, o a mi cónyuge que en ocasiones se me hace distante y no me aporta lo que yo espero, o tengo que soportar a un jefe o a un compañero en el trabajo porque no tengo más remedio, cuando lo que se me apetecería es rechazarlos y marcharme. Me gustaría que todos se comportasen o hiciesen lo que yo espero deberían hacer, según mis creencias y patrones, porque claro, ¡son los correctos!…

La epidemia que acabamos de vivir nos ha podido provocar a muchos esas olas y emociones encontradas entre lo que es y lo que debería ser; entre la falsa seguridad de creernos dueños y señores de la vida, y la realidad de que un simple virus, nos acarree la muerte y la desolación.

¿Cómo parar las olas encontradas? ¿Cómo parar unas emociones que chocarán invariablemente una y otra vez con la roca o el muro de una realidad sin reconocer? Si nos damos cuenta, en la propia naturaleza las olas encontradas terminan inexcusablemente de una manera realmente fácil: al bajar la marea, al perder la energía de la pleamar, así de simple y sencillo.

En consonancia, ¿Cómo parar las emociones encontradas? ¿Cómo parar unos sentimientos que chocarán invariablemente una y otra vez con la roca o el muro de realidades contrapuestas? Primero, dándonos cuenta al ser conscientes de que nuestra energía emocional no es fluida, y que nuestro corazón empuja toda su fuerza emocional contra el muro de la realidad tal como es, y no como nos gustaría o debería ser, y lo que hacemos es empujar aún más las emociones una y otra vez contra un imposible, hasta que exhaustos caemos derrumbados por el agotamiento, la tristeza y la depresión. Por eso, la estrategia es hacer exactamente igual que la naturaleza: quitar la energía emocional con la bajamar a través del cuerpo con una sonrisa suave y una espiración alargada, que nos hará ver la realidad desde la perspectiva de una razón que nos auxilia y así, reconocer la existencia de otra verdad diferente a la mía. Se desvanece el deseo de que todo debe ser según mis creencias, y la paz regresa con el sosiego, y el equilibrio de estar acordes, de nuevo, con la vida. En ese momento, las corrientes y los vientos de nuestra alma se acercan de nuevo, con suavidad a la orilla de nuestro cuerpo y con ternura acarician su arena, con ese maravilloso sentimiento de fluir en armonía con la marea de cada día.

¡Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies